The Long Journey Home: un accidentado viaje de vuelta a casa…

The Long Journey Home es de esos juegos que tiene que gustarte: exploración espacial, supervivencia, absoluta libertad, complejidad en las mecánicas, planificación estratégica, sino te gustan todas estas variables seguramente no sea tu juego preferido.

Long Jounrey Home Gameplay

La idea que nos presenta el juego es, aunque no la más innovadora, muy buena y bien presentada. Nos encontramos ante una misión de salto espacial que pretende alcanzar un extremo muy alejado del universo utilizando las tecnologías más innovadoras de viaje espacial.

Para ello lo primero que deberemos hacer es elegir a nuestra tripulación, de entre científicos, ingenieros, biólogos, pilotos, cada uno de ellos aportará algo especial al equipo y a la misión, solo podrás elegir a cuatro de estos genios, una vez elegidos no habrá vuelta atrás. Otro de los elementos a elegir será la nave, son pocos los modelos elegibles y cada uno de ellos tendrá diferentes variables de escudo, potencia, almacenamiento, etc. Poco después elegiremos la cápsula: una pequeña nave con la que nos aventuraremos dentro de los miles de planetas que encontraremos, la elección parece trivial pero no lo es, al igual que con la nave tendremos pocas opciones con diferentes variables.

Y… ya estamos listos para precipitarnos al vacío… primero deberemos hacer un pequeño viaje inicial para recoger combustible para nuestros saltos intergalácticos. La verdad es que las escenas iniciales están bastante bien presentadas, los efectos son buenos y los gráficos aceptables, pero muy bien aliñados con una banda sonora espectacular, la música está bastante bien medida durante todo el juego y es de gran calidad.

Como era de esperar, y viendo el nombre del juego, no íbamos a llegar bien a nuestro destino y es que parece que algo salió mal en el salto dejándonos a la deriva a millones de años luz de casa. Y aquí empieza de verdad el juego, deberemos arreglárnosla para ir dando saltos desde un sistema solar a otro, y entre galaxias para llegar a casa, la idea parece sencilla pero no lo es.

Desde mi punto de vista uno de los grandes problemas de este juego es su jugabilidad, cuesta mucho trabajo hacerse con la nave. Si bien es cierto que los campos de gravedad están bellamente ilustrados con una matriz de campos de gravedad de Einstein bastante interesante, pero los controles echan abajo todo esto pronto, enseguida estaremos una y otra vez dando vueltas adelante y atrás de un planeta sin conseguir ponernos en órbita, con el consecuente gasto de combustible y escudos (ver vídeo). Si consigues hacerte con los controles más o menos llegarás a disfrutar de la primera parte del juego, explorar el sistema solar y dar saltos entre ellos.

La gestión de la nave es más sencilla en comparación, un menú con pestañas muy bien decorado y animado, donde podrás comprobar parámetros de la nave, del inventario, de tu tripulación e interactuar con los diferentes elementos. Aunque en algunas ocasiones los indicadores son poco claros y resulta difícil saber como solucionarlos. Por ejemplo mi piloto tenía una conmoción desde casi el inicio y no supe arreglarlo, ni tampoco sus quemaduras ni daños… debería de haber podido encontrar algún equipo médico pero no lo conseguí.

Como mencionaba antes, la nave tiene escudos, sistemas y combustibles, uno para los saltos y otro para la conducción espacial. Ambos se pueden comprar o conseguir con la cápsula en los planetas que lo tengan, y aquí viene otra de las grandes partes del juego, la aventura en planetas. Este concepto es realmente bueno, puedes visitar todos los planetas, bellamente ilustrados, cada uno con sus propiedades, y peligros. El problema de nuevo, la jugabilidad, no hay manera de hacerse con la dichosa nave y acabarás paseándola por todo el suelo del planeta antes de conseguir nada de mineral o combustible, por supuesto a coste de escudos, integridad del casco y combustible.

¿Antes mencioné que se puede comprar? Pues sí, esta es una de las partes que con diferencia más me ha gustado del juego, la interacción con las diferentes especies alienígenas. Las irás encontrando en los diferentes sistemas y podrás interactuar con ellas, cada una en su idioma y forma única, muy bien ambientada toda esta parte. Algunas serán amigables y otras hostiles, con unas podrás hablar hasta aburrirte y con otras no. La personalidad de cada una de las especies es algo bastante sorprendente.

En esta parte también conocerás el combate entre naves, este ambiente es más sencillo y combatir con los enemigos es por fin un sistema que se hace fácil de gestionar, es cierto que los cañones de la nave están en un lateral y deberás posicionarte para disparar, pero eso lo hace más divertido, por fin un punto de jugabilidad mejor conseguido. Con algunas especies será la conversación la que te lleve al combate y con otras los diferentes eventos que se vayan sucediendo.

Los encuentros con otras naves se producen en un espacio más local para poder interaccionar con ellas, estos espacios también los encontrarás a menudo en los sistemas solares, campos de asteroides, portales y otros elementos. Hablando de los portales son un elementos básico para cumplir tu misión principal, llegar hasta la Tierra, y es que solo estos portales permitirán cruzar entre galaxias, algunos serán gestionados por especies más amigables que otros. En ellos también podrás comerciar, hablar y reparar tu nave.

La misión principal consiste en llegar a casa, algo para lo que tendrás un indicador de la distancia a casa, cuánto menos más cerca estarás. Las misiones secundarias irán apareciendo a tu paso y es lo que hace más entretenido a este juego, desde ayudar en un romance interplanetario, hasta resolver una plaga de una especie invasora.

En mi opinión

The Long Journey Home es un juego de exploración y supervivencia espacial, donde la atmósfera y trasfondo están muy bien conseguidos, y el objetivo principal muy bien definido, llegar de vuelta a casa. Lamentablemente la jugabilidad acaba por tumbar la diversión, y se hace muy difícil mantener a día los sistemas de la nave y combustibles sin correr riesgos. Bajar a un planeta es una misión casi suicida y acaba mereciendo poco la pena, por otro lado comerciar es tremendamente caro y ganar créditos difícil. Para mi gusto es un juego en que con algo menos de dificultad habría disfrutado mucho, pero no fue así.

Lo mejor

  • Las historias y trasfondos son muy ricos y llenos de detalles.
  • Puedes crear tu propia aventura y seguir tu propio camino.
  • La cantidad de estrellas, planetas y especies alienígenas es sobrecogedora.

Lo peor

  • Pilotar la nave y la cápsula se vuelve muy tedioso y complejo.
  • En ocasiones los objetivos no están del todo claros y es fácil perderse.
  • Las limitaciones en combustible, dinero y resistencia de la nave hace que fracasar sea muy fácil.
7.2

Bueno

Historia - 9
Jugabilidad - 6.5
Gráficos - 6.8
Dificultad - 6.5
Con 10 años de experiencia cubriendo noticias en el mundo de los videojuegos, especialmente en el mundo de los MMORPG y MOBA, empiezo esta aventura en 101Level para ampliar la cobertura a todo tipo de juegos y otras pasiones gamer. Espero que os guste el contenido que os traigo. Mis gustos principales son el MMORPG, RPG, MOBA y ROL.

Contraseña perdida