Review

PC PS4 Xbox One

Syndicate ha conseguido ofrecer lo que sus seguidores querían, no es un producto redondo y falta trabajo en áreas importantes como el combate, sin embargo hay muchas novedades jugables. Bienvenidos al Londres del Siglo XIX.

Assassin’s Creed: Syndicate, el episodio de este año, sigue la tradición de abordar épocas y lugares distintos en cada entrega, y en esta ocasión le ha tocado el turno a una Londres en medio de la Revolución Industrial y en el que la población está totalmente segmentada entre empresarios de vida acomodada y obreros cuyo nivel de vida roza la esclavitud. En esta ocasión la aventura se ve protagonizada por dos asesinos simultáneos.

Doble Impacto

Si por algo destaca la historia de Syndicate es por su trama convencional. Quizá preocupados por no cometer los mismos errores de algunas de las entregas más enrevesadas, y también fallidas, a nivel narrativo. Ubisoft ha querido ofrecernos un guión sencillo. Presentan buenos inmaculados e identificados desde el primer momento, y con un villano que también es presentado en los primeros compases y que resulta ser temible y sin escrúpulos. Ojalá hubiéramos visto algo más innovador y audaz encuanto a este aspecto, pero para una propuesta de aventuras un argumento sencillo como este tampoco le sienta nada mal y lo cierto es que está bien escrito y tiene gancho… Aunque el final sea algo decepcionante.

Assassin's Creed Syndicate análisis

Assassin's Creed Syndicate (PlayStation 4)

Los personajes femeninos ganan en protagonismo en la nueva aventura y es que hay tanto heroínas como villanas.

Todo comienza con la presentación del contexto turbio y enrarecido de esta época. En esta ocasión el nuevo argumento facilita poder exprimir el descontento de las clases más humildes. Precisamente en favor de los más desfavorecidos quieren hacer justicia y cambiar las cosas Jacob e Evie Frie, dos hermanos que viajan a Londres para acabar con algunas de las figuras más prominentes de esa explotación industrial que se vive en la capital británica. Esa es la meta común de la familia, ambos muy influenciados por la figura de su padre, pero a título individual cada uno de ellos tiene sus propios objetivos. El de ella es el de recuperar un fragmento del Edén, mientras que el de él es mucho más terrenal y está principalmente centrado en montar su propia banda y hacerla crecer para dominar la ciudad. Y es que de todos los palos que aborda Syndicate uno de ellos es el de las bandas del Siglo XIX que luchan por repartirse el pastel de los distintos barrios que componen la capital.

Assassin's Creed SyndicateLa historia, como siempre, se nos cuenta a través de hermosas cinemáticas que demuestran una vez más el extraordinario trabajo de Ubisoft a la hora de recrear animaciones faciales, texturas y carga de rostros. A todo ello se suma en su versión original, además, una estupenda sincronización labial que no está presente en la, por lo demás, estupendamente doblada versión al español. Hay lazos con entregas pasadas y la testimonial presencia de Abstergo en breves vídeos ambientados en el futuro, son claves que nos acompañarán durante una aventura que podremos superar entre 20 y 30 horas. Eso será, claro, si nos centramos únicamente en las misiones principales que componen las nueve secuencias entre las que se divide el modo campaña, en esta ocasión única oferta jugable del programa por primera vez en años.
Assassin's Creed Syndicate (PlayStation 4)Jóvenes y adultos están oprimidos como esclavos por el sistema. Sin embargo, todo lo que nos acompaña a nivel de diálogos, situaciones y personajes está muy bien recreado y se beneficia de venir acompañado de bastantes novedades. Por ejemplo, por primera vez tenemos dos protagonistas, los dos hermanos, entre los que podemos cambiar libremente con sólo activar la pausa y pulsar el botón adecuado para efectuar el cambio. No debemos esperar algo tan sofisticado como lo visto en Grand Theft Auto V donde la trilogía de personajes hacían su vida cuando no los manejábamos y en los cambios la cámara nos llevaba hasta ellos al más puro estilo Google Maps. En Syndicate todo es mucho más sencillo y los hermanos viajan juntos en todo momento aunque sólo visualicemos a uno de los dos, produciéndose el cambio entre éstos en el mismo lugar y de forma instantánea. ¿Para qué sirve? Hay que matizar que hay algunas misiones que sólo podremos completar con uno u otro, pero en la gran mayoría podemos alternar entre ellos y sacar el máximo partido a sus posibilidades. Por ejemplo ella es más ágil y tiene una mayor destreza a la hora de moverse, mientras que él es más fuerte y puede resultar más útil en el combate. Sin embargo en nuestra mano está potenciar o igualar las prestaciones de ambos héroes con la mecánica de personalización de habilidades independiente para cada uno de ellos.

Esta nueva entrega es una de las más variadas y con más posibilidades

La progresión es uno de los elementos del programa que más nos va a tener pegados a la pantalla en esta entrega. A lo largo de la aventura vamos obteniendo puntos en base a la experiencia que vamos acumulando por llevar a cabo diferentes acciones, y podemos ir invirtiéndolos en distintas habilidades. Si nos gusta completar el juego no tendremos problema en realizar las actividades y acciones de tipo secundario que escoltan a las misiones principales para potenciar casi al máximo a ambos personajes, pero para ir progresando desde aquí recomendamos la especialización. Por ejemplo Evie podría ser potenciada en labores relacionadas con el sigilo (abrir cerraduras, mayor dificultad a la hora de ser visualizada por los enemigos o mayor capacidad de la Vista de Águila para fijar enemigos incluso a través de las paredes y en grandes distancias) y, por parte de Jacob, sería más interesante sacar partido de su fuerza bruta maximizando su salud, potenciando el daño de sus golpes o incrementando las posibilidades de nuestras rachas de golpes y combos (de hecho uno de los elementos que más interés han ganado en el combate). Pero la cosa no queda ahí, y es que las diferentes habilidades nos pueden deparar también dinero y materias primas que podemos dedicar a adquirir o fabricar ropa, armas o complementos, permitiéndonos unas grandes posibilidades de customización no sólo estética sino también de habilidad.

Assassin's Creed SyndicateUn Nuevo Credo

Syndicate fundamenta su creciente dificultad en relación con entregas pasadas de la saga en cuanto a su división del mapa en áreas por niveles. Así en todo momento podemos ir de un punto a otro con total libertad, pero los desafíos de determinadas zonas sólo serán recomendables si disponemos de nivel y equipo adecuados. De este modo si nos aventuramos en, por ejemplo, unas instalaciones donde el nivel de los adversarios es muy inferior al nuestro el combate será un paseo mientras que si, por el contrario, el nivel de éstos es mucho mayor las confrontaciones serán una verdadera odisea.

Assassin's Creed Syndicate (PlayStation 4)

Las bandas y sus batallas para adueñarse de los barrios son uno de los grandes debuts de Syndicate. Si nos interesa tenemos mucho que hacer en ese ámbito.

Los enfrentamientos siguen siendo uno de los puntos flacos de la serie.

Assassin's Creed Syndicate
Los controles son adecuados y responden bien, ofreciéndose unas reyertas espectaculares gracias a las animaciones, que suelen devenir en ejecuciones impactantes y en potentes combinaciones de ataques cuerpo a cuerpo, a distancia y de empleo de gadgets que podemos ir intercambiando.

Los enfrentamientos siguen siendo poco convincentes

Lo positivo es que la acción pura y dura es sólo una de las múltiples patas que sostienen Assassin’s Creed: hay muchas cosas más en Syndicate y esas sí están bien resueltas. Hay infinidad de cosas diferentes que podemos hacer, y el videojuego se beneficia claramente de ello y renuncia a algunas misiones del estilo persecución, espionaje o escucha de conversaciones que antaño caracterizaban a la serie para frustración de muchos por lo poco que permitían hacer. Ahora todas las misiones tienen una enorme variedad que no sólo tiene que ver con el hecho de que, como siempre, podemos llevarlas a cabo de muchas formas distintas, sino porque sus conceptos son muy distintos. Es fácil que comencemos una misión persiguiendo a un objetivo a lomos de un tren, que después haya una carrera de carruajes y que acabemos la fase con un asesinato en las alturas de un edificio. Así, entremezclando diferentes situaciones que requieren de distintos estilos jugables, tenemos un cóctel de situaciones muy diferentes.

Assassin's Creed Syndicate (PlayStation 4)

Todo el esquema de mejoras, compras y personalización se apoya en lo visto en Unity para llevarlo un paso más allá.

El manejo de los carros, por ejemplo, tiene el mismo estilo decididamente arcade que esperábamos del debut de los vehículos en la serie. Su manejo es sencillo y tontorrón, pudiendo realizar con ellos todo tipo de maniobras absurdas que sólo tienen sentido para ofrecer la descarga de adrenalina que ofrecen sus brutales persecuciones. Así cuando sencillamente la utilizamos para acortar las grandes distancias que en ocasiones tendremos que asumir, se manejan casi como un auto de choque, con giros imposibles, acelerones y marcha atrás impropios de un vehículo tirado por caballos. Sin embargo cuando hay enfrentamientos la cosa se dispara y podemos incluso llevar a cabo cargas sobre otros carruajes para tratar de sacarlos de la carretera y destruirlos. Por nuestra parte lo frágil de estos métodos de locomoción no tiene importancia puesto que en cualquier momento podemos robar otro al más puro estilo GTA, sin embargo lo mejor son las escenas en las que se nos anima a escondernos dentro de uno o subirnos al techo para saltar a otro o, sencillamente combatir sobre ellos.

El mismo sentido de la interacción tienen los trenes que van moviéndose por los raíles que plagan Londres, y que en cualquier momento nos permiten meternos en sus vagones o correr por sus partes superiores. Con ellos se nos permite todo ese tipo de interacción al estilo Assassin’s Creed que nos facilita efectuar acciones muy divertidas y útiles para librarnos de enemigos en persecuciones como, por ejemplo, soltar los vagones. Pero estas cosas no son lo único que insufla variedad y frescura a la propuesta.

Assassin's Creed Syndicate

Londres, un Mundo de Posibilidades

Por ejemplo, la agilidad infinita de sus protagonistas sigue siendo santo y seña de la marca, con unos personajes que continúan escalando con total naturalidad fachadas verticales, en esta ocasión, con nuevas y estupendas animaciones. Sin embargo la gran novedad en este campo, a parte de la de poder encaramarnos a las estructuras del Londres de la época, es el hecho de que contamos con un gancho que nos permite varias cosas. Ubisoft ha querido respetar la arquitectura londinense en el sentido de que sus calles no son tan estrechas como las de otras entregas de la serie y en que, con el paso de los años los edificios van creciendo más y más en vertical. Para ello han ideado este garfio que podemos lanzar hacia los puntos indicados al más puro estilo Batman: Arkham y asirnos de cualquier borde para, por ejemplo, subir en un santiamén una fachada completa. También puede servir para cruzar una de las grandes avenidas del videojuego sin pisar el suelo en los casos en los que no podemos sortearlas de un salto. Esto, que podría parecer un detalle accesorio o de importancia menor, cambia de forma importante la experiencia jugable y hace de toda la parte parkour una vertiente del programa muy novedosa e interesante.

Assassin's Creed Syndicate (PlayStation 4)

Londres es casi un tercio más grande que el Paris de Unity, y repleto de detalles y cosas que hacer muy variadas.

Hay muchas actividades muy interesantes que realziar en la gigantesca urbe que el nuevo título presenta, y hacerlo acompañado por la extraordinaria banda sonora de Austin Wintory (Journey) es una gozada. Desde nadar por el Támesis y sus aguas pobladas de barcos en constante movimiento, hasta escalar el Big Ben pasando por, sencillamente, pasear por Westminster y admirar los paisajes. No hay los tumultos masivos de Unity, pero sí hay una densidad importante en sus calles y una sensación de que todo está en movimiento. Syndicate ofrece una versión corregida y aumentada de las prestaciones a nivel de Engine que vimos en su predecesor y que se traducen en un estupendo acabado gráfico.

Ninguna incidencia que no hayamos visto en otros sandbox

La fluidez del título está mucho más lograda en consolas que en el caso Unity, y sólo hemos visto alguna ralentización ocasional y no demasiado notoria en momentos muy determinados. Tampoco hay que temer los bugs, pues la obra que nos ocupa es mucho más redonda que su predecesora y, salvo algún problema esporádico y meramente cosmético que no afectaba al desarrollo de las misiones, no hemos encontrado ninguna incidencia que no hayamos visto en mil y un sandbox hasta la fecha y que solemos disculpar por el esfuerzo extra a nivel de testeo que conlleva este tipo de trabajos en los que “todo está permitido”. Lo que sí es algo más molesto son los dilatados tiempos de espera que tenemos que aguardar tanto cuando cargamos por vez primera el juego como cada vez que morimos y que pueden alcanzar el minuto de duración.

Este tipo de factores tecnológicos que por fin están pulidos como deberían son necesarios para un videojuego en el que la agilidad, la destreza y la fluidez son tan importantes. Tiene que ser un placer pasear a cualquier ritmo y de cualquier manera por las calles de Londres, y ese es uno de los puntos fuertes de la saga desde su nacimiento. El videojuego, además, nos premia con abundantes desbloqueables como suele ser costumbre, no sólo aportándonos información extra en caso de que escalemos las recurrentes atalayas (más altas que nunca) sino también ofreciendo muchos suculentos coleccionables para los completistas.

Assassin's Creed Syndicate

Pero eso no es todo, hay muchas actividades de carácter secundario que están relacionadas con el dominio de los territorios y la liberación de los ciudadanos obreros del yugo empresarial que les oprime. Uno de los propósitos que tenemos en el videojuego, y que depende enteramente de nosotros, es el de hacer que nuestra banda crezca y su dominio se extienda por la urbe. Para ello hay muchas metas como la liberación de las fábricas que esclavizan niños, el asesinato de grandes figuras de los grupos rivales o el asalto de sus bases para tomarlas con nuestra gente. Lo que conseguimos con ellos es ir limpiando los barrios del dominio de los villanos y explotadores, hacerlos nuestros y de paso multiplicar la presencia de nuestros aliados por ellos. Así siempre que veamos a alguien vestido con nuestros colores podemos reclutarle, en un número de hasta seis colegas, y darle instrucciones sencillas como las de atacar a enemigos, por ejemplo.

Assassin's Creed Syndicate (PlayStation 4)

Historias de Londres

Las mejores actividades se encuentran enmarcadas en el apartado Historias de Londres. Ahí coincidimos con personajes históricos tan célebres como Charles Dickens y Darwin para hacer misiones secundarias, sin embargo también encontramos cosas tan sorprendentes como los Crímenes Terroríficos de la versión de PlayStation 4. Aquí se incorpora incluso una mecánica de detective en la que investigamos pistas, llevamos a cabo interrogatorios e incluso podemos acusar a quien creamos que es el responsable de cada uno de estos asesinatos que asola la capital británica al más puro estilo L.A. Noire… Eso sí, ¡ojo con equivocarte!.

Si no queremos contar con la aparatosa compañía de nuestra banda siempre nos queda el sigilo, uno de los habituales puntos más destacados de los Assassin’s Creed. En este sentido no ha avanzado demasiado este episodio, acomodándose en la posibilidad de cambiar entre el modo normal y el modo más discreto con sólo pulsar un botón, y haciendo que nuestros protagonistas se pongan una capucha y caminen agachados sin hacer mucho ruido. El problema es que aquí, con todos nuestros gadgets, con muchos que vuelven y otros que debutan, tenemos ese problema al que se suelen enfrentar los videojuegos de sigilo: abusar de la IA. Es muy difícil cuajar un título de estas características, especialmente si le sumamos un mundo abierto, que sea impecable en este sentido; y Syndicate exhibe una inteligencia artificial en los rivales que es inoperante porque es muy fácil de engañar. Las posibilidades de este modo en combinación con el diseño de los escenarios, que está en esta ocasión más cargado de rutas secundarias y caminos alternativos que nunca, hacen que los problemas de las rutinas y la percepción de los enemigos sean todavía más molestos puesto que en ocasiones chafan una sensación de inmersión que, por lo demás, es irreprochable.

Syndicate devuelve la confianza del aficionado en la saga Assassin’s Creed en términos de pulido, pero no se conforma con eso y ofrece muchas novedades. No sólo se cuenta entre las entregas más variadas de la franquicia sino que su mundo es probablemente el más abierto y cargado de posibilidades que nos ha deparado la saga hasta la fecha.

9

Increible

Fiel amante de los videojuegos, especialmente de la marca Nintendo. Siempre dispuesta a probar juegos nuevos sin importar la plataforma o el género. Mis juegos favoritos son los RPG como Bravely Default o Fantasy Life. También juego otros títulos como Super Smash Bros o The Legend of Zelda. Nunca salgo a la calle sin mi 3DS y un buen juego en su interior.

¿Y tú, qué opinas? Escribe tu comentario... (tus datos personales NO serán revelados)

Contraseña perdida